Texto Fresco

viernes, 4 de noviembre de 2016

Hallowen, la noche de los disfraces.

Los demonios tienen permiso de interactuar con nosotros una noche al año.

Personas disfrazadas invaden las calles a finales del mes de octubre  y en comienzos de noviembre, aun en Bogotá y prácticamente en todo el mundo occidental no solo los niños son protagonistas de esta costumbre en la que muchos de nosotros  participamos con la idea  de un juego en que  colaboran nuestros padres patrocinándonos los trajes y repartiendo los dulces a los niños que llegan a la puerta.
Es un evento fomentado por el comercio pero cuando comenzamos a averiguar la relación existente con la realidad encontramos que la palabra es una contracción en inglés de “Vísperas de todos los Santos”.


El 31 de octubre es la fecha oficial del evento que debe ocurrir en la noche horas anteriores en que se comience a celebrar por parte de las iglesias cristianas el “Día de todos los Santos”.
Algunos historiadores relacionan el origen de la festividad a la herencia Anglosajona de los antiguos Celtas, que conocidos por venerar la naturaleza. Para la oficina de inquisición de Roma fue la expresión máxima del satanismo, donde las brujas se reunían para  contactar con demonios.     
Este es la verdadera relación de esta fecha con el miedo y la cantidad de películas de terror en cine como televisión.   Al punto que algunos medios dedican sus espacios a los asesinos en serie y otro tipo de monstruos de la vida real.                                                            

Por Fernando Urrea

Fuentes: 
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                             


No hay comentarios:

Mundo desconocido